En la frontera de la extinción, cuando el mayor caos imaginable es capaz de asolar un mundo, llevándolo hasta los límites más inauditos de la lucha por la supervivencia, sólo una esperanza anida en los corazones de los Aliados: el regreso de sus dioses, «Los Hijos de la Luz».

Pero éstos parecen haberse olvidado de ellos, y enanos, elfos y djenkins, han de enfrentarse por sí solos a la constante amenaza de los orcos y trasgos de Orm.

La Naturaleza entera se ha resquebrajado, y todas las formas de vida están desapareciendo, engullidas por las Tierras Vacías.

Bel, el Soberano de los Infiernos, el guardián de las almas, ve acercarse el fin de su encierro, y se dispone a asestar el golpe final, desde las entrañas de la tierra.

Y en medio de la lucha, Huma, la Maldita, en busca de sus orígenes, se ha convertido en el eje central de la vida, la puerta que puede conducir al apocalipsis definitivo, o a la resurrección.

El mayor peligro que pueda correr una humanidad, radica en el olvido de sus orígenes.